"Construint Moments". Exposición de Agustina Sobrino.


En la Confitería Padreny de Reus a partir del 29 de Mayo de 2020 se pudo ver una colección de Acuarelas Japonesas sobre lienzo de l´artista Agustina Sobrino Pardo.


Cuadro exposición "Construyendo Momentos" de Agustina Sobrino en la Zona Arte de Confitería Padreny de Reus en Tarragona

Agustina Sobrino


Es una artista natural de Ciudad Real que vino a vivir a Reus ya hace años. Su obra es ella, lo más íntimo de ella, y esto lo traduce en la metáfora de la isla, la base territorial, la Mancha fusionada con Catalunya, la estimación a sus mundos.


Combina la faceta de creadora plástica con la de profesora, actividad que desarrolla con igual intensidad. Su estudio-escuela es una planta entera de un edificio céntrico de Reus, que ella llama su isla particular, un espacio donde convive con alumnos de todas las edades y donde cada sala, cada pasillo, es un lugar donde alguien pinta, crea y se expresa.


"Construint Moments"

Detalles cuadros exposición "Construyendo Momentos" de Agustina Sobrino en la Zona Arte de Confitería Padreny de Reus en Tarragona

· El obrador ya estaba, antes de que llegara. Mucho antes. Mientras el horizonte se despeinaba al paso del tren, que tampoco iba tan rápido, y borraba las distancias entre los dos puntos, sí, ya estaba.

El horno ya se ponía incandescente para convertir la masa flácida y pálida en exquisiteces tiernas y crujientes salpicaduras de crema y piñones.

El punto de partida de ese viaje sin retorno, la vergüenza seca pegada a la piel, menguaba mientras iba quedando atrás. En la ventana, una vez más, la noche se hacía día para los pasteleros de obrador, cansados ​​y satisfechos, la cara enharinada. Mientras tanto, el punto de llegada de los viajeros, el miedo desconocido que siempre espera por delante, desaceleraba para entrar en la última estación.

El esperado futuro se hacía así presente para los fugitivos. Había dejado de llover y el aire era frío. El sabor de la derrota se mezclaba con el olor imposible de coca y de mazapán acabados de hornear.

En ese momento extraño y dulce supo, temblando, que ya estaba en casa y que ya no tenía que moverse más de allí. Y plantó la semilla de azafrán en la tierra de bizcocho.

Ahora, aquel futuro que se hizo presente ya es recuerdo y añoranza. Una reminiscencia dulce de comidas blancas y acuarelas brillantes que hacen que todo el sufrimiento de la vida se vea como la anécdota de una pincelada, que se puede celebrar en una mesa alegre de domingo acompañada de una buena fuente de profiteroles. Y si pueden ser de chocolate, mejor.

Sebastià Martori.


· La calle es bastante estrecha para que la luz entre de puntillas, señorial. Se pasea perezosa sobre los adoquines y se detiene portal sí portal no hasta que decide vestir una claridad estadiza, tibiamente romántica, tan dulce que sientes el aroma del obrador de la mañana y se pega, te acompaña el resto de la jornada en esta ciudad que ha elegido ser grande y pequeña a la vez. Estando dentro, podrías también ser el centro del mundo, de un mundo hecho con conversaciones de azotea a azotea, entre balcones que susurran e invitan a distraerse. Ella llegó por casualidad -el motor de las cosas más bellas- para entretener el desayuno con una conversación ajena y fue entonces que estrenó un camino nuevo que nos lleva donde estamos ahora, porque hay caminos que se inician con las palabras en vez de con el paso. Transitamos distraídos y dejamos que el aderezo sea sólo la posibilidad de establecer un subrayado insolente, una mayúscula atrevida o bien la cursiva adecuada de los sobreentendidos que luego hacen gracia y alimentan la memoria. Si quisiera hablar de ella no sabría, no del todo. Porque quisiera representarla y se me escapa la inmensidad que he aprendido sólo de permanecer en la orilla, como un globo que despega ruidoso y distrae el aliento. Un recorte de lino blanquísimo, algodón flojo, una cajita de madera, abierta de par en par, y el trazo decidido de la tinta china. La conoceréis por la clase de sonrisa que sobrevive a pesar de cualquier adversidad y anhela el miedo, mordisquea la desazón, engulle la prisa. De cada uno de sus trabajos se podría decir su nombre pues ella está, inseparable y a menudo me pasa esto, cuando estoy cerca de ella, pierdo el hilo de lo que quería decir. Y todavía ...

Daniel Recasens.

Agustina Sobrino. "Construyendo Momentos", en Confitería Padreny de Reus.
16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Blog de la Confitería Padreny Reus, pastelería artesanal en Reus, menjablanc de Reus, catering en Reus, caja de bombones en Reus